Guisante rojo

Al igual que con el maíz o los garbanzos el guisante rojo es un cebo instantáneo. Uno de los principales errores que se produce en con este grano es utilizar demasiados para pescar, lo que limita las capturas. Posiblemente por este motivo los guisantes rojos han caído un poco en el olvido de los pescadores, pero, pese a eso, sigue siendo un excelente grano. Tiene un diámetro aproximado de 7 mm.

Poner el guisante en remojo en un recipiente con agua. Dejar así durante toda la noche. El guisante se reblandecerá debido a la rehidratación.

Tiempo de remojo recomendado: 12 horas

  • A continuación, añadiendo un poco de agua a la que quede en el recipiente y metiéndolo en una olla, pasaremos al proceso de cocción, que varía dependiendo del tipo de recipiente.

Tiempo de cocción recomendado: 30 minutos

  • Una vez dejado reposar y el guisante esté a temperatura ambiente, lo introducimos en un recipiente hermético donde lo dejaremos reposar durante toda la noche, favoreciendo así el principio de germinación y empezando con la fermentación del grano. Se requieren aproximadamente 48 horas para la fermentación óptima.